miércoles, 3 de febrero de 2010

Retomando este espacio

La verdad es que he intentado muchas veces iniciar esta aventura de escribir a diario lo que aprendo y la verdad es que la dificultad no es por falta de información, pues cada experiencia vivida en cada etapa de mi vida me ha llevado a reflexionar sobre ¿cuáles son las razones que hacen que me sienta llena de energía, con ganas de hacer y descubrir? Y he develado el secreto, descubrí cual es mi pasión, cual es la razón que hace que mantenga viva la curiosidad: APRENDER. Siete letras profundas que se conjugan maravillosamente en la acción de aprender a ser, aprender a aprender, aprender a desaprender y aprender que podemos seguir aprendiendo si decimos hacerlo.
Es por ello que cada conseguí y estoy usando una nueva herramienta de la web. El twitter y con el mismo nombre de este blog estoy registrando y compartiendo algunos de esos aprendizajes que espero que sean tan utiles para ustedes como lo están siendo para mí.
¡Bienvenidos!

lunes, 18 de febrero de 2008

Organizaciones que Aprenden

“Las organizaciones inteligentes son posibles porque en el fondo todos somos aprendices. Y son posibles porque aprender no sólo forma parte de nuestra naturaleza sino que amamos aprender. Cuando se experimenta una situación positiva de trabajo en equipo, de pertenecer a una gran institución sentida así colectivamente, hay que considerar que ese equipo o Institución no eran magníficos desde el principio, sino que aprendieron a generar resultados extraordinarios.
(La Quinta Disciplina, Peter Senge, 1992)
El Aprendizaje Organizacional (AO) está siendo estudiado por investigadores y teóricos de diversas disciplinas y de variadas escuelas, y aunque parten de diferentes puntos de vista terminan concluyendo que los procesos de aprendizaje contribuyen a la innovación y propician cambios que se reflejan en el interior de las organizaciones, y más aun, y de manera especial, en los estilos de vida y actitudes personales de quienes la integran.
Es así como conseguimos empresas que conscientes de la importancia del AO, se ocupan de manera continua y sistemática en obtener el máximo provecho de sus experiencias, aprendiendo de ellas e invirtiendo en el desarrollo de nuevas y mejores estrategias que le permitan desarrollar los potenciales de sus integrantes.
Lo contrario es una empresa que, como desconfía de las capacidades de sus empleados y de su grado de compromiso y responsabilidad, diseña mecanismos sofisticados o burdos para controlar y en la que en definitiva se puede observar cómo el poder se estructura de manera jerárquica vertical y se siguen tomando las decisiones desde la cima de pirámide.
Son innumerables las posibilidades que se le abren a las organizaciones al contar con la facultad de aprender a través de los individuos que la conforman, por lo tanto, la formación y el desarrollo de las personas son el elemento fundamental en el sistema del AO.
Venimos observando cómo de las variaciones del entorno político, económico y social que afectan directamente a las organizaciones surge el AO, cómo un movimiento defensivo que amplía la capacidad de adaptación y competitividad a las organizaciones, desde las individualidades de quienes la conforman, de tal manera que promueve un aporte activo de las personas que inician procesos a través del cual exploran, descubren nuevos conocimientos a partir del quehacer cotidiano en la búsqueda de respuestas y soluciones a problemas definidos en conjunto. Es así, cómo desde el aprendizaje individual comienzan a desterrararse actitudes pasivas a la hora de afrontar situaciones laborales y de vida, abriéndose a la diversificación y a nuevas experiencias de conocimiento y a la utilización de herramientas que facilitan la aparición de alternativas.
En estas empresas las personas tienen la posibilidad de desarrollar su capacidad, no de llenarse de contenidos que siguiendo el ritmo de la transformación constante pueden quedar obsoletos, también se les impulsa para aprender a usar procesos que pueden modificar su acercamiento a las cosas, a superar ciertos hábitos, a olvidar información inútil y a estar abiertos a nuevos conocimientos.
En definitiva la práctica del AO, abre un proceso de desarrollo de actividades visibles, tangibles: innovaciones en la planificación y la programación, herramientas para innovar y proporcionar nuevas maneras de realizar un trabajo, haciéndolo divertido, nuevos métodos de dirección adaptados a una dinámica de la organización. Todo este proceso recompensará a la organización con niveles más altos de diversidad, innovación y talento y especialmente compromiso espontáneo y no condicionado.
El AO debe entenderse entonces, como una actividad social donde el conocimiento, las habilidades y destrezas de todos los integrantes de la organización se ponen en práctica, se critican y son integradas de modo que se constituyen como oportunidades de mejora que permitirán optimizar el aprendizaje y la efectividad en el ámbito laboral.

Tu Creatividad Por: Mauro Rodríguez Estrada (In Memorian)

  1. Ten fe en ti, en tus ideales y en tu trabajo. La fe desencadena los poderes creativos, a menudo latentes. Cuando quieres creer y esperar, tu mente descubre horizontes y caminos.
  2. Acepta que las cosas que valen mucho suelen costar mucho. Los premios no se otorgan al principio de las carreras sino al final. Sin esfuerzo y perseverancia no se llega lejos. Edison pudo afirmar que: “El genio es una larga paciencia”
  3. Sé espontáneo. Sé sincero en la búsqueda de ti mismo y de tus ideales. Quien teme apartarse del rebaño se condena a los caminos trillados y al conformismo gris y estéril.
  4. No te contentes con el ser. Piensa siempre en el poder ser. Habitúate a imaginar las situaciones y las cosas diferentes de cómo son y han sido. Haz de las preguntas ¿Por qué? Y ¿por qué no?, los compañeros habituales del pensamiento.
  5. Ve en tu creatividad bien realizada el antídoto contra la rutina, el tedio, la represión neurótica y el hastío de la vida. Piensa en la creatividad como algo interesante y divertido. Cultiva un espíritu juguetón, inquieto, curioso, cuestionador, aventurero.
  6. Reflexiona y delibera pero ve decidido a la acción. Actuar es una palabra mágica cuando se quiere ser creativo.
  7. Los romanos decían que la fortuna esta reservada para los audaces. Los seres humanos tenemos potenciales insospechados y muchas veces inexplorados. Una buena dosis de audacia revelará tus riquezas interiores.
  8. Piensa en grande. Sueña en grande. Actúa en grande” (C. Hilton) Las mejores ideas suelen provenir de quienes están hambrientos de realizaciones y de logros.
  9. Defiéndete de caer en estereotipos y clichés. Adhiérete a las situaciones concretas. Capta las circunstancias únicas de cada situación y proyéctate a partir de ellas.
  10. Vive abierto a la vida, al prójimo, a las nuevas experiencias, y las podrás hallar en todas las personas y en todas las situaciones